Abortar es matar el cuerpo, no la eternidad del niño - Amigos del Mensaje - Ministerio VCM

Alejandro Gonzalez | septiembre 03, 2019

Abortar es matar el cuerpo, no la eternidad del niño

Podemos alabar a Dios con canciones, melodías, palabras y dramatismo pero sin respeto y temor a perder nuestra salvación dejando inconcluso nuestro propósito de nada sirve, solo es vanidad. Ese respeto y temor reverente se ve reflejado en nuestro actos cotidianos, en el testimonio que presentamos ante los demás.


Dios habló y cada uno de nosotros fue creado, como un ser eterno, único y particular. Todos estamos inmersos en su principio y su fin, al igual que las células de nuestro cuerpo las cuales una vez que hayamos perecido ya no tendrán razón de existir. La medida del tiempo se cuenta para la células y estas reconocen en el cuerpo a la eternidad absoluta, pues fuera de El -¿si algo existe?- no es para ellas. Esta es la definición de eternidad, lo eterno esta en nosotros porque somos en El (Sal. 148:5-6).

No obstante en la humanidad hay un hecho único y divino que es la capacidad de reproducirse, dar vida a un nuevo ser, con características únicas y particulares pero tan eterno como lo es su madre y como lo somos cada uno de los que habitamos este planeta. Sin embargo en la actualidad se discute si abortar o no  a ese ser unico y eterno.

Quienes han tomado ese bastión son las mujeres, que poseen el vientre que cobijara ese niño por nueve meses, muchas de ellas tan jóvenes que aun no han experimentado la sensación de estar embarazadas y menos aun la consecuencia de decidir matar a otro ser humano y de los problemas psiquicos que esto acarreara para todo el tiempo que resta ya que siempre habrá algo u alguien que les hará recordar aquella muerte absurda.

Asimismo es indiscutible que casi toda la humanidad, cree en la eternidad: los creyentes y no creyentes, los satanistas, los brujos y hechiceros, budistas y practicantes de la nueva era, entre muchas otras ideologias y religiones por lo que cabe preguntar a las mujeres que tomen la decisión de abortar ¿Estan dispuestas a ver en la eternidad la cara del que mataron?. Conozco un hombre que tuvo la oportunidad de ir hasta la pradera, al tercer cielo y ver a la cara a su niña -que si en la carne o fuera de ella, no lo se-, (2 Co 12:1-6) y sentir gran gozo por saber que creció en el paraíso.

Un gran siervo de Dios al dialogar con un ateo termino su debate con las palabras de Isacc Newton: Tu dices que Dios no existe y yo que si. Por lo tanto si tienes razón, al morir ni tu ni yo sufriremos perdida pues cada uno vivió como quiso pero si yo tengo razón solo tu sufrirás perdida por toda la eternidad ya que el infierno sera tu castigo. El ateo lo miro fijo, medito en ello, y en el aire recibió a Cristo en su corazón. ¿Tu estas dispuesta a ver a la cara a tu hijo/a y aceptar el castigo?.

El mayor apóstol del cristianismo fue su mas grande perseguidor y por su causa cientos de hombres, mujeres y niños fueron asesinados, no obstante al sentir la revelación de Jesucristo no demoro en recibirlo como su Señor y miles a través de San Pablo conocieron a Cristo. Si Dios perdono y perfecciono a este hombre también perdonara a la mujer que aborte.


Oración:

Señor Jesús te pido perdón por mis errores y pecados. Te recibo en mi corazón y bendigo cada nueva vida reconociendo que es tu voluntad. Amen. 

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!